El propietario de casino detenido Francesco Corallo ha dicho: “Un día seré absuelto”

1938

 

Por Hilbert Haar (periódico Today)

Traducido por Máximo Castro

GREAT BAY.- Tras el paso del día, el propietario de casino, Francesco Corallo habrá pasado 111 días en una celda de la estación de policía de Philipsburg. La cantidad de días en cautiverio significan unas 2.664 horas. Cada día se le permite salir de la celda durante una hora – 30 minutos en la mañana y 30 minutos en la tarde. Es decir, que ha permanecido 2.553 horas mirando fijamente las paredes, preguntándose quizás por tiene que estar pasando por esta situación. Porqué tiene que estar allí.

El viernes en la mañana tuve acceso a Corallo, – también por treinta minutos, luego de una batalla con la burocracia que tardó más de seis semanas que terminó en una demanda contra el ministro de Justicia Rafael Boasman, y el director provisional de la prisión Steven Carty, que habría estado en la corte esa misma mañana, si el Ministro Boasman no hubiera hecho los arreglos dos días antes para propiciar mi visita.

Un oficial de policía me guió hasta la parte posterior de la estación de policía – la parte del edificio que está frente a la carretera de Pondfill – donde se encuentran las celdas de la Prisión Preventiva. No se me permitió traer cámara o equipo de grabación; Sólo lápiz y papel, pero el oficial muy amistoso tampoco lo permitió; Ella me presentó un bloc de notas y una pluma de las suyas.

Dentro del edificio, Corallo me esperaba. Nos estrechamos la mano antes de que él se trasladó al lado que debía ocupar a un lado del pequeño cuarto de visitas. En el centro está dividido por una división de vidrio, y Corallo habló conmigo a través de un micrófono. El entorno es estéril, pero de alguna manera sereno. Al mismo tiempo, me sentí como si hubiera caído en una escena de una mala película de gángster estadounidense.

Afuera el oficial y un colega nos miraban, pero el hombre que ha sido llamado todo tipo de nombres en los medios de comunicación habla libremente.

Él está vestido con una camisa Nike naranja y su pelo gris acero se ve bien cuidado. Ningún mono naranja como en algunas prisiones estadounidenses y sin grilletes ni esposas tampoco. No hay ira en sus ojos, como más o menos esperaba de antemano, sino sólo una expresión resignada, como si hubiera llegado a un acuerdo con la situación en la que se encuentra. Corallo empezó por poner las cosas en orden.

“No me han acusado de lavado de dinero y tampoco de soborno. “Se trata de un pago de impuestos que se remonta a diciembre de 2006. Pagamos tarde, pero pagamos todo. También pagamos los impuestos sobre los beneficios en cuotas, como está permitido por la ley”.

Cuando la RST detuvo a Corallo en diciembre del año pasado con un montón de pooha – un video de la detención fue incluso enviado a los medios de comunicación – la fiscalía envió un comunicado de prensa indicando que Corallo había sido arrestado a petición del fiscal en Roma por cargos de evasión fiscal, soborno y lavado de dinero.

Los italianos también indicaron que la policía podría tomar propiedades de Corallo por hasta 26 millones de dólares. Eso resultó en la incautación de un casino, 170 apartamentos, un yate, dieciocho relojes caros y varias cuentas bancarias. Sin embargo, todos los negocios de Corallo siguen operando en la isla.

Los italianos se tomaron su tiempo para presentar una solicitud oficial de extradición de Corallo, dentro del plazo estipulado de 40 días. Ese término, terminó en enero y desde entonces Corallo y su abogado Peppi Sulvaran, han estado esperando una fecha para una audiencia de extradición en la corte.

Una primera cita muy corta fue rechazada por Sulvaran, porque le daba sólo una semana para prepararse, dijo Corallo. La segunda fecha, 2 de mayo, tampoco fue buena porque ese día la corte estará cerrada para las fiestas del Carnaval. Todavía no se ha establecido una nueva fecha.

Corallo ha pedido en la etapa anterior de su detención ser trasladado a una prisión de Pointe Blanche, pero que fue denegada. “La mayoría de los guardias aquí me tratan bien”, dice, “pero nunca veo a un médico aquí”.

Eso podría causar problemas, porque la presión arterial de Corallo está en torno a 110-130. “Lo miden quizás una vez cada dos semanas”, dice. “En Pointe Blanche hay un médico y hay actividades”. Corallo también tiene problemas dentales que requieren tratamiento especializado.

Por estas razones, hay dos audiencias a puerta cerrada en la corte mañana por la tarde, por las cuales sus abogados Eldon ‘Peppi’ Sulvaran y Shaira Bommel solicitarán la suspensión de su detención hasta la audiencia de extradición y, si eso no funciona, A la prisión de Pointe Blanche.

Cuando se le pregunta cómo la está pasando, Corallo dijo: “Muy mal. No entiendo por qué estoy aquí.

Tiene acceso a los periódicos, pero aparte de eso los días son aburridos. “Yo sé todo lo que está escrito en las paredes de mi celda de memoria. ¿Qué hago todo el día? Nada. Creo.”

Corallo quiere pasar por el procedimiento judicial tan pronto como sea posible. Al mismo tiempo se pregunta por qué ha sido el blanco elegido. -¿Por qué sólo yo? Todo el mundo está haciendo lo mismo”.

El propietario de casino dijo que él pensó que el sistema holandés de justicia era mejor que lo que está experimentando en este momento. -Ciento diez días y ni siquiera una cita en la corte. Esto ni siquiera lo hacen en África. ¿Y sabes por qué no puedo ir a Pointe Blanche? Porque el director es corrupto. Pero, ¿qué tiene que ver eso conmigo?

Cuando Corallo se convirtió en noticia con un presunto préstamo torcido de la Banca Popolare di Milán (BPM) en 2012, sugirió que sus competidores en el mercado italiano de juegos estaban detrás de él.

¿Están quizás de nuevo esta vez? La empresa de Corallo BetPlus controla 75,00 máquinas tragamonedas de vídeo en Italia y a sus competidores les encantaría verlo caer para tomar un pedazo de este pastel altamente rentable. “No puedo demostrar eso por supuesto”, dice con una pequeña sonrisa en su rostro. “Pero es ciertamente una posibilidad.”

Como si sus propios problemas con el sistema de justicia italiano no fueran suficientes, el anciano padre de Corallo, Gaeto, apareció repentinamente en noviembre del año pasado demandando entre 10 y 20 millones de dólares en compensación por presunto robo de sus propiedades por parte de su hijo.

Corallo suspira. “Prefiero no hablar de esto”, dice finalmente. “Pero esta es una historia triste. Mi padre es viejo y no hay nada. No entiendo por qué Roland Duncan (el abogado de Corallo Sr. (Padre) – ed.) Está haciendo esto.”

Los negocios de Corallo, como el Starz Casino en Cupecoy, siguen operando. Ellos son administrados por su abogado corporativo Roy Moes. “Pero necesita orientación, es un abogado corporativo, y sólo se me permite verlo una vez a la semana”.

Puesto que Corallo no es cualquier detenido, su seguridad en la cárcel penitenciaria también es un problema. “En mi celda me siento seguro, pero también depende de quién está allí conmigo. Algunas personas tienen problemas mentales y eso lo hace a veces inseguro para todos”.

Un mensaje final para las personas que mantienen sus negocios y para la comunidad? Corallo: “Sólo quiero terminar con todo esto. Quiero agradecer a todas las personas que me apoyaron. Quiero que la justicia sea breve y justa. Nadie entiende por qué estoy aquí. Y un día seré absuelto.