Le ‘bajan los humos’ a joven agresivo condenado a servicio comunitario

636

Traducido por Máximo Castro

GREAT BAY – Un joven de 17 años de edad considerado altamente agresivo, fue sometido a juicio el jueves en el Tribunal de Primera Instancia, acusado de mal tratar a su padre, y a su hermano, y por la posesión de las drogas éxtasis y marihuana.  Actualmente, el adolescente está detenido en el Centro correccional Miss Lalie, donde permanecerá al menos hasta agosto.

Si se liberado ese mes, tendrá 80 horas de servicio a la comunidad esperándole, de las cuales realizará 40, o pasará 40 días en prisión en caso de incumplimiento.

La jueza Yvonne Van Wersch, observó que el niño había sido difícil de manejar en el momento en que cometió los actos violentos contra los miembros de su familia en de mayo de 2015, cuando tenía apenas 16 de edad.

La pelea con su padre comenzó después de que se había ido a conduciendo su carro a alta velocidad a las 3:00 de la madrugada.  El día 5 de mayo tres días más tarde, el joven violento golpeó a su hermano con una barra de hierro, porque su hermano supuestamente lo había irritado.

El muchacho le dijo a la policía que su comportamiento agresivo se debe a la utilización de pastillas de éxtasis.  Cuando la policía lo detuvo el 10 de noviembre, parecía estar bajo los efectos del alcohol y las drogas, estableció un informe policial. “Eso es verdad,” admitió el joven en la corte.

El adolescente fue enviado durante dos meses al centro de atención para jóvenes Mis Lalie, en agosto pasado, pero después de que fue sorprendido con drogas en noviembre, la oficina del fiscal obtuvo una orden judicial para mandarlo de vuelta allí. El adolescente fue llevado al centro en febrero por un período de seis meses, con opción a una extensión en caso de que su comportamiento no mejorara.

“Necesitamos urgentemente un marco para este muchacho, dijo la fiscal Karola van Nie a la corte. “La medida civil para ponerlo en el centro Miss Lalie, no era suficiente. Él está confundiendo las cosas. Es importante que entienda que puede ir hasta allí y no más allá, y que ciertas acciones son punibles”.

El fiscal considera los malos tratos contra su padre y el hermano, así como la posesión de drogas. Ella dejó caer un tercer cargo por malos tratos por falta de pruebas.

El fiscal exigió 120 horas de servicio a la comunidad, con 60 horas de suspensión, la supervisión del Tribunal de tutela y la colocación de una pulsera de tobillo para la supervisión electrónica después de su liberación del centro Miss Lalie.

El juez Vanwersch, lo dejó en 80 horas de servicio a la comunidad, con 40 horas suspendidas y la supervisión del Tribunal de tutela.