Caso de implicado en robos a mano armada en serie provoca fuertes medidas de seguridad en la Corte

675

~  Cinco robos en viviendas y nueve casos aún bajo investigación ~

Traducido: Máximo Castro

GREAT BAY – Había una buena razón para que el Equipo de Arresto estuviera en la Corte, ataviados con pasamontañas y máscaras de esquí: custodiaban a  Félix C. Floyd un hombre de 37 años de edad, acusado de cometer cinco robos a mano armada, un intento de mal trato con arma de fuego, y otros nueve casos todavía bajo investigación.

En dos ocasiones, el acusado había disparado contra los agentes de la policía. Esta vez Floyd estaba encadenado y esposado, un tratamiento sólo aplicado a acusados ​​muy peligrosos.

El 2 de junio de 2015, el acusado amenazó a los residentes de una casa en la calle Celsius con un arma de fuego. “¿Dónde está la caja fuerte?”, Les preguntó. Floyd, obligando a los residentes a caminar con él a través de la casa, y luego les obligó tirarse al suelo, atacándoles con gas pimienta. Final, huyó robándoles € 450 y un teléfono inteligente. La procuraduría también presentó cargos con Floyd por el robo de este simple teléfono.

Un par de semanas antes, el 19 de mayo, el año 2015 irrumpió en una casa en el Callejón Port of Spain, donde amenazó a los residentes con una pistola. C. dio una patada a la puerta de la habitación donde estaban los residentes. En esta ocasión, robó joyas y un teléfono inteligente; el fiscal le ha cargado también con el simple robo de este teléfono.

Pero el caso más grave contra C., se deriva del hecho ocurrido el 16 de marzo de 2011, cuando este presuntamente robó dinero y una tarjeta de identificación de una tienda ubicada en la carretera Touch Me Not. Amenazó al dueño de la tienda con una pistola y cuando la policía llegó a la escena, disparó varias veces contra los agentes.

Entre el 1 de agosto y el 9 de diciembre del año pasado, el imputado amenazó a dos personas con un arma de fuego, diciéndoles que iba a volver “de no dejaban de molestar a su hijo.”

El 24 de septiembre del año pasado, C. se introdujo a una casa en la carretera Poinsetta, donde robó joyas, alrededor de $ 70, una tarjeta de identificación y un chaleco a prueba de balas. Amenazó a los residentes de la casa con un arma y, cuando huía de la escena disparó varias veces contra ellos, así como a los agentes de policía.

El 8 de junio, de 2015 su objetivo fue una casa en el Callejón Anegada, donde robó de nuevo un teléfono inteligente, amenazando al hijo y la hija del dueño de la casa con una pistola.

La fiscalía también acusa a C., con el simple robo de este teléfono.

Por otra parte, C. ha sido acusado de la posesión de una pistola Glock y municiones de guerra entre el 16 de marzo de 2011 y 9 de diciembre de 2015.

La Fiscal Karola van Nie, dijo que la investigación contra C. todavía no está completada y que los investigadores esperan los resultados de las pruebas de ADN vinculados a un período adicional de nueve robos a residencias.

La orden de arresto contra C. salió el 18 de junio del año pasado y finalmente fue detenido el 9 de diciembre.

El tribunal aplazó el juicio hasta el 22 de junio y reservó todo el día para ello.