Mensaje de Año Nuevo del Primer Ministro, el Honorable Rafael Boasman

677
Minister of Justice Raphael Boasman

 

FOTO: Primer Ministro, el Honorable Rafael Boasman

Traducido por Máximo Castro

Compatriotas resientes en la isla de St. Maarten o en el extranjero, con emociones mixtas me dirijo a ustedes a medida que el 2017 llega a su fin y comienza el 2018.

Es habitual que al final del año reflexionemos sobre todo lo ocurrido el año pasado y tomemos las resoluciones para el próximo año. Nuestras resoluciones están hechas con expectativas optimistas.

Cuando todos miramos hacia atrás al 2017 de enero a diciembre, estoy seguro de que la mayoría de ustedes, si no todos ustedes, comparten la mezcla de sentimientos que tengo sobre el año.

2017 no fue un año normal para St. Maarten. Nos enfrentamos a algunos desafíos inusuales, de los cuales muchos de nosotros todavía no nos hemos recuperado completamente. Sufrimos daños materiales. Casas, vehículos, trabajos e incluso pérdida de vidas. Hubo convulsiones políticas, disturbios sociales, saqueos, y la lista de negatividades puede bastante amplia.

En circunstancias normales, si se les pide que recuerden el día más memorable del año, escucharíamos respuestas tales como: mi cumpleaños, el día en que comencé mi nuevo trabajo, Navidad, el nacimiento de mi hijo. Esos tipos de respuestas. Todo positivo.

Estoy seguro de que, si se formula la misma pregunta sobre 2017, la respuesta unánime será: “Huracán Irma el 6 de septiembre”. De los 365 días de 2017, esta fecha será, sin dudas, la más memorable para todos nosotros. Sí, ese fue el día que cambió la vida de las personas de St. Maarten, sus esperanzas y sus sueños. Ese día será recordado por todos nosotros. De hecho, me atrevo a decir que la historia de St. Maarten se escribirá como “los días anteriores al huracán Irma y los días posteriores al huracán Irma”.

Habiendo dicho eso, aprovecho esta oportunidad para pedirles a cada uno de ustedes que no miren hacia atrás hacia el 2017 y vean solo lo negativo. No nos detengamos en los obstáculos y las desventajas de la vida. Comencemos por estar agradecidos por la vida. Muchas cosas buenas han sucedido en nuestras vidas personales y en la comunidad durante el año. Mantengamos lo positivo y usemos eso como nuestra herramienta para avanzar hacia 2018. Sin embargo, debemos seguir siendo críticos y exigir transparencia y buen gobierno.

Los desafíos a los que nos enfrentaremos en 2018 son muchos. Nuestra economía se reducirá. Muchos estarán sin trabajo. Las cosas no serán fáciles y no deberíamos esperar que tal sea el caso. También se deben abordar muchos problemas sociales como el crimen, la salud mental y la violencia doméstica. Todo esto mientras nos preparamos para la próxima temporada de huracanes. Esa es nuestra realidad

Sin embargo, juntos superaremos estos desafíos que enfrentamos. Somos conocidos por ser personas resilientes. En 2018, encontremos el coraje para enfrentar las dificultades. Busquemos fuerza para superar nuestras debilidades. Demostremos lealtad en la amistad y seamos fieles en la ejecución de nuestros deberes.

Vayamos al 2018 con optimismo, esperanza y deseo de mejora. Esa es la única forma en que nos recuperaremos completamente del desastre que sufrimos en 2017. Nuestra recuperación depende de todos y cada uno de los ciudadanos.

Como celebramos durante la temporada festiva, una vez más te insto a que pienses en los menos afortunados. Aquellos sin hogar, sin familia o sin los medios para celebrar. Mantengamos las celebraciones seguras. Diviértete, pero siempre mantén el control de tus facultades. Disfruta con familiares y amigos. Da gracias y alabanzas.

Les deseo a todos ustedes y sus seres queridos un 2018 próspero y saludable. No perdamos la fe y abandonemos nuestros sueños. Vamos a unirnos y reconstruir nuestra hermosa isla.

Dios les bendiga a todos y todas.

Dios bendiga a nuestro amado San Martín

Primer Ministro, el Honorable Rafael Boasman