Mensaje de Navidad 2017 de la ministra de Cultura, Silveria Jacobs

796
Minister Silveria Jacobs of Education, Culture, Youth and Sport

 

FOTO: Ministra de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Silveria Jacbos

Traducido por Máximo Castro

La Navidad es un momento de alegría, paz, reuniones familiares, comida y celebración. Culturalmente y tradicionalmente anunciamos la temporada con muchos servicios religiosos, cantatas, coros villancicos, programas que representan y celebran el nacimiento de Cristo Jesús, enseñanza que aprendimos desde la infancia, el niño Dios que vino al mundo para salvarnos a todos, comida, bebida y celebración. Al pensar en lo que verdaderamente significa la Navidad, debemos reflexionar sobre quién es Jesús: el hijo de Dios, el Mesías, el elegido, un niño curioso y respetuoso, un hombre humilde que mostró amor y compasión por todos, incluso por aquellos que general le damos la espalda.

De las maravillosas palabras de las Sagradas Escrituras, aprendemos que su nacimiento anunció un nuevo comienzo de Paz, por aquel que vino a salvar el mundo. St. Maarten necesita esta paz más que nunca, St. Maarten necesita ese amor y humildad más que nunca. Hemos demostrado a nosotros mismos que somos capaces de trabajar juntos como una comunidad, ayudando a los necesitados, y la celebración de la Navidad nos recuerda que Él siempre está con nosotros, y nunca nos dejará ni nos abandonará.

Realmente creo que la actitud de gratitud con la que abrimos la temporada navideña el 3 de diciembre, se ha visto en todas las facetas de nuestras vidas desde el paso de los huracanes Irma y María, y es lo que nos ha mantenido fuertes. SxmStrong es un grito de batalla, una frase de aliento, que ha resonado con nosotros aquí se puede ver en las mejoras diarias que hemos realizado para volver a encarrilarnos como el destino número uno en el Caribe. Con cada calle y casa que recupera energía eléctrica y agua potable, con cada tienda que vuelve a abrir, con cada nuevo emprendedor que da ese paso para ganar para sí mismo, con cada niño que decide levantarse e ir a la escuela para hacer lo mejor posible, con cada maestro, enfermera, oficial de policía, trabajador de caminos y todos los demás trabajadores que hagan su mejor esfuerzo a pesar de sus dificultades. Tenemos mucho por lo cual estar agradecidos. Lenta pero seguramente la recuperación está sucediendo.

St. Maarten y su gente merecen una buena Navidad. Nos merecemos un descanso del ajetreo, la limpieza y la reconstrucción para agradecer a la familia, los amigos y los vecinos por su buena salud, fortaleza y capacidad de recuperación de cara a las próximas luchas. DEBEMOS dar gracias por la VIDA, por la ESPERANZA, por la PAZ que vive en nuestros corazones para levantarse cada día y comenzar de nuevo. NOSOTROS debemos tomarnos el tiempo para pasar tiempo de calidad con familiares y seres queridos, compartir una comida o momentos buenos con los menos afortunados. Es hora de hornear jamón, pavo, pollo, cerdo asado y preparar todos los deliciosos platos que indican que es época de Navidad. Se prepararán y compartirán tartas y pasteles, ponches y otras bebidas especiales, y por supuesto se han hecho o comprado regalos que se compartirán con otros.

Muchas organizaciones, así como el Gobierno de St. Maarten, se han asegurado de que haya alimentos en las mesas, y muchos seguirán haciéndolo mientras continúe la lucha. Continuemos más allá de esta temporada navideña pensando en los demás, recordar la alegría de dar y compartir con un corazón amable a los necesitados. La Navidad no se trata solo de los regalos que das, es el amor que das y el que las personas se sientan amadas lo que puede cambiar un corazón roto.

En esta época del año, pronuncio una oración especial para aquellos que están tristes, con dolor o que atraviesan dificultades que hacen que esta temporada sea difícil de soportar. Recuerda que Dios siempre está con nosotros y que esta vez también pasará, y emergeremos más fuertes para enfrentar lo que el mundo pueda ofrecer.

Independientemente de cómo decida celebrar la Navidad este año, que Dios nos bendiga en St. Maarten y en el extranjero y que todos tengan una bendita y segura Navidad 2017.