Vicecónsul Reynaldo Álvarez pidió paciencia a comunidad dominicana en SxM

1155
Vicecónsul Reynaldo Álvarez

 

~ Y esperar sea solucionado el problema de renovación de pasaportes ~

Por Máximo Castro

Great Bay, San Martin — El Vicecónsul de la República Dominicana en St. Maarten, Reynaldo Álvarez, llamó a los miembros de la comunidad dominicana que reclaman la renovación de sus pasaportes a tener paciencia, ya que se debe a desperfectos en la máquina impresora de pasaportes la tardanza de más dos meses en la entrega de estos a los ciudadanos que solicitan su renovación.

Manifestó que comprende el malestar y frustración que esto provoca en la población dominicana residente en St. Maarten e islas aledañas, pero aseguró que la jefa de la sede consular dominicana, Ramona Martí, realiza ingentes esfuerzos encaminados a resolver este problema, por lo que pidió a los miembros de la comunidad dominicana tener paciencia y esperar a que se produzca la solución deseada.

Dijo que se ha informado de la situación a Cancillería, pero hasta el momento no se ha recibido respuestas de este organismo.

Explicó que la máquina impresora de pasaportes es ya obsoleta y ha sufrido desgaste por los más de diez años de uso constante, por lo que la única solución es reemplazarla comprando una nueva.

Indicó que se ha explicado a Cancillería la necesidad de comprar una impresora de pasaportes nueva y que se está a la espera de que esta solicitud sea ejecutada.  Dijo además que mientras esto se produce, se ha implementado como solución momentánea, el envío de pasaportes a ser renovados a la oficina general de pasaportes.

Sin embargo, advirtió que, aun así, el tiempo de renovación de los mismos se tomaría un mínimo de tres meses, por lo que se le plantea al o la solicitante, si está dispuesto (a) a esperar ese tiempo, o viajar a la República Dominicana a renovar su pasaporte en el país.

En los últimos días varios miembros de la comunidad dominicana han manifestado a través de los medios su disgusto por la situación, y también ha denunciado que han sido tratados con desdén e ironía por el personal de oficina de la sede consular dominicana.