Corte aplica sentencias ligeras en el caso de Casablanca

913

 

Fuente: Periódico Today

Traducido por Máximo Castro

GREAT BAY.- El Tribunal de Primera Instancia impuso penas mucho más ligeras en el caso Casablanca que las demandadas por el fiscal durante el juicio del 14 de marzo. Ninguno de los acusados ​​regresó a la cárcel y el tribunal los absolvió de varios cargos. La Fiscalía está estudiando los veredictos y aún no ha tomado la decisión de apelar.

Augusto Theodore McQuincy Reiph, director administrativo del burdel, fue condenado a 730 días de prisión, con 385 días condicionales, 2 años de libertad condicional y una multa de 15.000 dólares. Reiph ya cumplió la parte incondicional de la condena en prisión preventiva. El tribunal impuso la misma condena a la hermana del acusado Jessica Priscilla.

La acusación exigió en marzo 8 años de prisión contra McQuincy Reiph y 7 años contra su hermana, así como una multa de 200.000 florines contra cada uno.

David Eustace fue condenado a 342 días de prisión – igual al tiempo que ya pasó en prisión preventiva; La demanda de la fiscalía contra él fue de 4 años de prisión.

Su madre, Calma Josephine Priest, propietaria del edificio de Casablanca, fue condenada a 44 días de prisión, equivalente al tiempo que pasó en prisión preventiva. La demanda de la fiscalía en este caso fue de 5 años de prisión. El tribunal absolvió a la mujer de 68 años de la acusación de coartar la libertad a las meretrices de Casablanca, pero la condenó por beneficiarse de la explotación de ellas mediante sus coacusados.

La empresa Casablanca N.V. se enfrentó a una demanda de 30.000 florines departe de la fiscalía, pero el tribunal sentenció a la entidad a una multa de 15.000 florines.

El tribunal encontró a McQuincy y Jessica Reiph culpables de tráfico de personas dentro de ellas mujeres para la prostitución, y de posesión de armas de fuego. Además, los hermanos son culpables de fraude fiscal al no presentar devoluciones oportunas de impuesto sobre el volumen de negocios y el impuesto a las ganancias.

El tribunal absolvió a estos dos acusados ​​principales de varios cargos. No hay evidencias de que coartaran de su libertad a las meretrices que trabajaban en Casablanca, dijo el tribunal. Además, fueron absueltos de la acusación de no declarar intencionadamente el impuesto sobre el volumen de negocios y de falsificación.

Los acusados ​​subvaluaron su impuesto sobre el volumen de negocios, pero el tribunal dictaminó que no hay pruebas de que lo hicieran a propósito. Casablanca es de la opinión de que no tiene que pagar el impuesto sobre el volumen de negocios ni sobre los ingresos de las mujeres, sino que estas debían informar de sus ingresos por ellas mismas. Esta opinión es compartida por otros burdeles de la isla.

“Es un hecho que la inspección de impuestos nunca se ha opuesto a la opinión de Casablanca”, afirma el gobierno. “Casablanca no informó de los ingresos de las mujeres para el pago de impuestos sobre el volumen de negocios durante años, pero es de suponer  que la inspección de impuestos sabía que estos ingresos existían”.

El fallo judicial se refiere a la situación en los Países Bajos, donde la inspección de impuestos en 2008 dio a los burdeles la opción de regular los aspectos fiscales de su negocio. “Es injusto plantear esto ahora como un grave hecho criminal contra Casablanca, como si se tratara de un caso de agravio intencional y desconocido por la inspección de impuestos”.

La sentencia del tribunal también pone en perspectiva la parte más grave de los cargos -el tráfico de mujeres, la trata de personas y la explotación-, aunque llegó a un veredicto de culpabilidad.

“Es cierto que hubo una situación de abuso en Casablanca, pero la responsabilidad por su continuidad durante años no puede atribuirse completamente a Casablanca”, afirma el gobernante. “Donde Casablanca debió darse cuenta de que debía haber manejado a las mujeres en posición vulnerable con más cuidado, el país de St. Maarten podría haber llamado antes a Casablanca al respecto, después de los controles, señalando la difícil situación de las mujeres”.