¿Por quién vas a votar?  ¿Por un ministro o un parlamentario?

1106

Traducido por Máximo Castro

Este mes de septiembre cuando vayas a las urnas no vas a elegir a los ministros. Tampoco elegirás a un primer ministro.

En su lugar, la gente de St. Maarten estará votando a quince personas para representarlos en el Parlamento. ¿Cuál es el trabajo de estos quince representantes? Debemos estar conscientes de que los parlamentarios no son elegidos para construir puentes, construir escuelas u hospitales. No están en el Parlamento para negociar contratos o ejecutar proyectos. Este es el trabajo de un ministro o el Consejo de Ministros.

Ellos son los que deben ejecutar los planes, programas y proyectos. Es el ministro que, a través de su ministerio puede ayudar a la madre que necesita ayuda para su hijo enfermo. Es el ministro capaz de dar instrucciones para ayudar a la persona mayor, que es incapaz de llegar a fin de mes y que necesita asistencia social.

El trabajo del parlamentario es diferente. Los parlamentarios legislan, redactan, enmiendan y aprueban leyes en beneficio de las personas y del país. Por ejemplo, se puede aprobar una ley que permite que el Ministro pueda dar asistencia financiera a la madre con su hijo enfermo. O pueden aprobar una ley para aumentar la pensión por vejez para que la persona de la tercera edad pueda cubrir sus gastos de fin de mes.

Así que cuando los políticos que prometen un aumento de sueldo, o un trabajo, o materiales para construir su casa y que engañan. Esto significa que ellos no saben su trabajo o función como parlamentario y que todavía no están preparados y listos para que voten por ellos en el Parlamento. El trabajo de un parlamentario está muy resumido claramente en la ley.

Los parlamentarios están ahí para redactar o modificar las leyes. Ellos están allí para supervisar, controlar e investigar el trabajo de un ministro o del Consejo de Ministros. Los parlamentarios también desempeñan un papel importante en la selección de los ministros y cundo el Parlamento pierde la confianza en un ministro, el ministro en cuestión deberá salir de la oficina. Así popularmente hablando, el Parlamento contrata y despide a los ministros.

Otra función importante de un parlamentario es aprobar y modificar el presupuesto anual del país San Martín. De ahí que cuando se ve que los parlamentarios no hacen preguntas respecto al presupuesto o avanzar cuando llega el momento de aprobar el presupuesto, entonces usted sabe que los parlamentarios no saben su trabajo y que no está listo para llevar a cabo las funciones y asumir las responsabilidades de ser un parlamentario.

Parece que sólo están dispuestos a disfrutar de los altos sueldos y las ventajas de los viajes, dietas de viaje y así sucesivamente. Los parlamentarios se les paga un sueldo a tiempo completo, pero aún así son capaces de mantener sus segundos empleos es decir su trabajo secundarios. No es de extrañar que no pueden dar todo su tiempo y toda su atención a la representación de las personas que los eligieron.

En St. Maarten los parlamentarios son los mejor pagados en el Reino, pero que realizan el menor trabajo de todos. Mira cómo se redactaron muchas leyes, modificadas y aprobadas el año pasado. Según el Informe Anual 2014-2015 del Parlamento, se presentó una única enmienda y se aprobó en 2015. El año anterior, no se presentó ni una sola ley. De acuerdo con el informe de 2014, el Parlamento sólo inició tres leyes y una de ellas fue aprobada y pasó. Aquí tenemos quince funcionarios elegidos muy bien pagados y juntos no pueden incluso iniciar un proyecto de ley que puede pasar. Esta es una acusación contra un órgano elegido y con altos asalariado.

La pregunta que debe hacerse aquí es: ¿nuestra gente encontrarán el valor de su dinero en las personas que han elegido al Parlamento? Varios informes de integridad se han escrito sobre el mal funcionamiento de nuestro Parlamento, sin embargo, estos informes no han sido objeto de debate en el escenario del Parlamento.

Wycliffe Smith

Leader of the Sint Maarten Christian Party