La Procuraduría Fiscal en estado de alerta contra la compra de votos

734

Traducido por Máximo Castro

Chief Prosecutor Mr Tom Maan
Chief Prosecutor Mr Ton Maan

Philipsburg, Sint Maarten – El 26 de septiembre, el pueblo de San Martín irá a las urnas para elegir un nuevo Parlamento. Los diferentes partidos políticos participantes en las elecciones van a tratar de obtener tantos votos como sea posible para tener representación en el nuevo Parlamento.

La participación en las elecciones es un importante derecho adquirido que en algunas partes del mundo no se logró automáticamente. Las elecciones libres y justas, donde se emite el voto de forma anónima, forma la base del estado de derecho democrático. La importancia de este está anclado en la Constitución y en los tratados internacionales. Un votante tiene derecho a emitir su voto sin ser influenciado y mantener esta decisión por sí mismos.

Un ejemplo de que las elecciones no siempre proceden de una manera justa es la compra o venta de votos, ya sea por dinero en efectivo u otros favores / promesas personales. Contrariamente a las promesas electorales a la población en su conjunto, no se les permite promesas individuales a los ciudadanos.

El soborno en el sufragio es punible con arreglo al artículo 2:44 del Código Penal de San Martín (anteriormente artículo 132 del Código Penal de las Antillas Neerlandesas). Recientemente, la penalización se ha aumentado a pena de prisión de dos años. También es posible que una persona culpable de soborno pueda ser privado de ciertos derechos. Esto puede incluir que una persona condenada ya no pueda votar o que no puede presentarse a las elecciones.

¿Qué es soborno de acuerdo con el Código Penal?

Para probar este delito es suficiente que las partes están de acuerdo en no votar o votar de una manera particular, mediante la aceptación de un regalo o una promesa. Es como si la gente (verbalmente) llegaran a un acuerdo. Tanto la persona que hace el regalo o promesa como el que acepta la oferta son punibles. Que después de la dádiva o promesa no se amortiza o que la votación real se produce de manera diferente lo acordado, no importa.

Un intento de soborno también es castigado por la ley. Este es el caso cuando se ofrece un regalo o promesa, pero la otra parte no quiere cooperar.

Tanto el delito consumado como el intento del mismo, debe estar basada en un individuo intenta “favorecer” al votante o su representante. Es necesario decir que “material de la campaña”, tales como plumas, botones, camisetas, etc., con el logotipo de un partido político, no son considerados como compromisos con cualquier individuo.