Testigos presenciales alegan que agentes policiales rompieron la mandíbula de Mackeson

2295

Traducido por Máximo Castro

Dutch Quarter.- Un hombre joven que reside en las viviendas de emergencia de esta localidad ha alegado brutalidad policial luego de que se viera involucrado en un incidente con agentes del orden público en el que resultó con la mandíbula rota en dos partes de esta.

Mackeson “Mac” Jean-Charles, narró a 721news que estaba caminando por la carretera en la comunidad cuando vio a la policía que se aproximaba.  Explicó que en ese momento, estaba “haciendo ‘ruido” en el barrio, y probablemente esto dio a los representantes de la ley la impresión de que él estaba hablando con ellos.

Dijo que cuando se dio cuenta de que la policía se acercaba hacia él, entró en su casa para buscar su identificación, porque no llevaba con él en ese momento. “Los veo bajando, así que yo tomo mi ID porque pensé que venían a pedirme mi identificación. Así que tan pronto como acercan les muestro mi ID: ‘mira mi identificación, mira mi ID’ “, dijo Jean-Charles.

Sin embargo, según él, los policías respondieron con ira. “La forma en que ellos se acercaron a mí fue demasiado áspera. Y levanté las manos al aire. Jean-Charles alegó que fue empujado al suelo y golpeado por tres policías en el patio de su caso. “Ellos apuntaron sus armas, hacia mí”, dijo.

Jean-Charles dijo que pasó la noche en un calabozo de la comisaría, y sólo vio a un detective al día siguiente. Sin embargo, debido a que estaba experimentando dolor constante, e insoportable en su rostro, fue enviado al Centro Médico St. Maarten (SMMC). Allí se descubrió que su mandíbula había sido rota por los golpes propinados por la policía.

“Yo estaba sintiendo tanto dolor que les pedí que me llevaran al hospital”, explicó Jean-Charles. “Ya en el hospital, me hacen los RAYOS X entre otras cosas, que finalmente muestra que mi quijada estaba partida en dos lugares.”

El joven adujo que tal vez la ira manifestada por los agentes de la policía ejecutada contra él, se debido a la rumorada crudeza de los chicos de su barrio. Según un testigo, una mujer policía “gritó que ellos son la ley y que ejecuta la ejecutan.”

Jean-Charles dijo que fue dado de alta del hospital, y enviado de vuelta a la estación de policía la noche del jueves, 14 de julio. Hasta ahora no sabe de qué se le acusa. También se le pidió a firmar un documento que indica que él tenía el derecho a permanecer en silencio cuando fue detenido. Sin embargo, se negó a firmar el documento.

El viernes 15 de julio en la tarde, fue puesto en libertad, pero nunca tuvo la oportunidad de presentar una queja formal contra la policía por el uso excesivo de la fuerza. Él no fue instruido adecuadamente en qué hacer después de descubriese que su mandíbula había sido roto. “Al igual que lo dejaron ir.” En la actualidad está en su casa con su mandíbula rota, y sin la indemnización de las autoridades. Durante su encarcelamiento nunca vio a un abogado, y nadie le dio instrucciones de donde ir a después de ser liberado.

 

Jean-Charles ‘en calidad de detenido tenía el derecho de ver un abogado el jueves en la noche, y durante su interrogatorio este derecho se violó el viernes en la mañana. Dijo que en su tratamiento en la mañana del viernes en el SMMC tampoco se siguió el procedimiento adecuado.

Cuando 721news le preguntó si sería capaz de identificar a los policías que lo maltrataron, dijo que sí. Sin embargo, él buscaría primero atención médica y asegurarse de que su mandíbula ha sanado adecuadamente, entonces él va a ver cuál será el resultado de su denuncia.

Uno de los presentes dijo a 721news que la presentación de una denuncia en la comisaría de policía en contra un agente, no prosperaría porque Asuntos Internos” lavaría el cerebro o escribir ese informe a favor del policía acusado.”

El ministro de Justicia Edson Kirindongo debe implementar un sistema similar al que en opera en Curazao, donde ese Ministerio de Justicia es un órgano / comité independiente que toma las quejas de las víctimas contra la brutalidad policial, o cualquier fricción entre policía y civil.

Es un hecho que a lo largo de los años, muchos casos de brutalidad policial no han sido manejados apropiadamente o “metidos debajo de la alfombra.”