Hombre afirma fue golpeado sin motivo por agentes de la policía

951

 

PHILIPSBURG – Glenville Riley, personaje de pueblo que hace trabajos raros para ganarse la vida, y que a menudo merodea los alrededores de la gasolinera Texaco en Bush Road en horas de la tarde; denunció que dos agentes de la policía lo agredieron brutalmente el lunes por la tarde y le rompieron un brazo.

Riley explicó lo que había ocurrido antes de su encuentro con los dos oficiales.

“Estuve en Philipsburg y fui a visitar a mi amigo Sammy de Majestic Fashions en Back Street el lunes por la tarde. Entré en la tienda y pregunté por Sammy, pero su hermano me dijo que él no estaba allí. Quería pedirle a Sammy un dólar para tomar un autobús para ir a casa, pero como no estaba allí, le pregunté a su hermano. El dueño de la tienda de al lado vino a Majestic y comenzó a decirme que saliera de la tienda.

“No le hice caso, pero él comenzó a decirle al hermano de Sammy que llamara a la policía. Salí de la tienda y momentos más tarde, vi a la policía cerca de la tienda, realmente quería irme a casa, así que el hermano de Sammy todavía me dio el dólar y empecé a alejarme. De repente, mientras caminaba, uno de los oficiales empezó a golpearme con su bastón. Siguió golpeándome con el palo mientras la otra oficial se paraba allí y no hacía nada “, dijo Riley.

Se las arregló para huir y dijo que podía recordar a los oficiales riendo y gritandole que no volviera a Philipsburg.

“Mi mano me estaba doliendo mucho, empecé a pedirle a las personas del lado de la carretera que llamaran a la ambulancia. Finalmente llegó la ambulancia y me llevó al Centro Médico St. Maarten, el Dr. Mercelina me ayudó y me puso un yeso en la mano.

“Yo estaba muy enojado y justo después de que el doctor terminó conmigo, caminé para conseguir un paseo para ir a la comisaría y presentar una queja contra el oficial. Un amigo mío me vio y le expliqué lo que pasó y me dio dinero para pagar un autobús “, dijo el herido.

Llegó a la comisaría a última hora de la tarde y pidió hablar con un detective. Según Riley, se le dijo que era demasiado tarde para presentar una queja y que debería volver el martes por la mañana.

“Volví al día siguiente y adivinen qué, me dijeron que volviera más adelante otra vez. Un oficial me dijo que no me preocupara con eso y que me cuidara. Creo que está mal que estos oficiales simplemente abusen de su poder y golpeen a la gente sin ninguna razón. Esto es brutalidad policial, fui de nuevo en la tarde y esperé en la zona de espera durante horas hasta que me dijeron que regresara el miércoles “, dijo Riley.

Él logró archivar su queja contra los oficiales en cuestión el miércoles por la noche y quiere que la Fiscalía intervenga.

“Voy a la Fiscalía el jueves porque ellos necesitan saber lo que pasó. Soy un ciudadano de este país y la policía está ahí para mantener la paz y proteger a los ciudadanos. Me abusaron y quiero que todos sepan lo que hicieron “, dijo.

Este periódico se comunicó el martes con el portavoz de la policía, el inspector jefe Ricardo Henson, y dijo que regresaría con una respuesta el miércoles, pero el miércoles no se recibió ninguna noticia sobre el incidente.