York afirmó en la Corte: “Mi arma de reglamento era mi único medio de defensa”

1491

 

Traducido por Máximo Castro

GREAT BAY – El joven oficial de policía Richmer Michel Patrick York, contó al tribunal su historia sobre los hechos ocurridos el 4 de marzo de 2015 que resultaron en la muerte de Hakeem Isidora.  Durante la audiencia de apelación contra su condena de 8 años, vista en el Tribunal Común de Justicia. York, de 24 años, describió con lujo de detalles la amenazante situación que se produjo en Belvedere y que lo obligó a usar su arma de reglamento para defenderse. Sin embargo, el procurador general Ton van der Schans no estuvo de acuerdo con la historia de la autodefensa del acusado y su abogada Shaira Bommel, pero ofreció alguna indulgencia con una demanda de 6 años. El tribunal emitirá su veredicto el 7 de diciembre.

York está actualmente detenido en Aruba por razones de su propia seguridad, pero la detención fuera de casa para él no ha sido un paseo por el parque. “He tenido amenazas ahí”, dijo a la corte. “Se ha enfriado por ahora, pero todavía no me siento a gusto. Es caro para mi familia venir a visitarme y gastar cientos de florines al mes en llamadas telefónicas internacionales”.

En la tarde de ese dramático miércoles de marzo del año pasado, York fue alrededor de las 5 pm a Belvedere para recoger a su novia y llevarla a su casa donde iba a ayudar a su mamá.

Hakeem Isidora vivía justo al lado de su novia y salió de la casa cuando llegó York. El policía le dijo al tribunal que Isidora lo había amenazado en el pasado mientras estaba de servicio.

La víctima no era ajeno a actos de violencia. Isidora estuvo involucrado en 2010 la muerte de Otmar Leonard, de 22 años, a quien asesinó de una puñalada. Tras cumplir diez años de prisión por este asesinato, la corte absolvió a Isidora, que tenía 17 años en el momento, de cometer el crimen en el 2011.

“Hice un giro en U para salir, pero Hakeem siguió amenazándome”, dijo York al tribunal. Llamó a un colega para denunciar el incidente y se le aconsejó que escribiera un informe al respecto.

Más tarde llamó al oficial de policía Lyndon Lewis, primo de Isidora, y le pidió que hablara con la madre de este para calmar la situación.

Dos horas después del primer enfrentamiento, York planeaba salir con su hermano; Su novia le pidió que la llevara a casa porque tenía que cuidar a su hermanito. York se vio obligado a complacer a su novia.

“Cuando volvimos a Belvedere, nos sentamos en el carro a conversar cuando Hakeem apareció”, dijo York. “Él se paró delante del coche e hizo un movimiento con sus manos como si estuviera disparando un arma. Luego se fue y pensé que había terminado. Pero poco después, Hakeem volvió con un grupo de hombres, seis o siete.

York le dijo a su novia – que previamente tenía una relación con Isidora – que saliera del carro entrara a la casa y cerrara la puerta. No creía que Isidora fuera una amenaza para ella.

York dijo que el grupo rodeo su coche. El hermano de Isidora, Gilbert tenía una pala en la mano; luego volvió con un hacha. “Tenía una tapa roja y una manija de madera marrón”, el policía mostró su capacidad de recolección.

La situación se hizo más amenazadora cuando Hakeem golpeó la ventana del coche en el lado del pasajero, mientras que un hombre estaba golpeando la capota. Cuando Isidora dijo algo así como, “Esta es tu noche – tu último aliento en la tierra”, York podio asistencia a su líder del equipo. Mientras tanto, Isidora abrió la puerta y se apoyó en el coche; York dijo que se inclinó hacia atrás lo más lejos posible. Cuando vio al hermano de Isodora levantar el hacha como si estuviera listo para atacar, el pánico se apoderó de él.

York sacó su arma de reglamento y disparó un tiro; Isidora se echó atrás y el resto de la multitud se dispersó. York se fue y poco después llamó a la comisaría para denunciar el incidente y llamara a una ambulancia.

-¿No podrías haber huido? -preguntaron los jueces. York dijo que esto no era posible: “Si hubiera avanzado o retrocedido habría golpeado a una o dos personas”, dijo.

En el momento en que disparó, el coche estaba en marcha y listo para salir. El plazo – entre el momento en que pidió ayuda y el momento en que disparó el tiro – fue menos de un minuto. “La situación se hizo tan amenazante que tuve que defenderme”, dijo York. Mi arma era mi único medio de defensa.

York negó que hubiera una opción para disparar a otra cosa en lugar de a la víctima, dada la proximidad y no tiene ningún recuerdo de haber disparado un segundo disparo. “Yo estaba en un estado de miedo y pánico.”

York notó que alguien le devolvió el golpe disparándole, la bala perforó la puerta del pasajero y si mi novia hubiera estado ahí habría sido herida.

En el momento del incidente, York no estaba de servicio. -¿Por qué llevabas tu arma de reglamento? -preguntó uno de los jueces.

York dijo que esto era un procedimiento estándar. Es miembro de un equipo que se enfoca en actividades relacionadas con pandillas, tráfico de drogas, robos a mano armada y situaciones como disturbios en la prisión. “Debo ser capaz de ir de servicio activo inmediatamente cuando sea llamado”.

York dijo que no hay lugar en la estación de policía para almacenar armas de fuego y que hay una regulación que permite a los policías fuera de servicio llevar su arma.

“¿Es eso una política o sólo un hábito?”, Pidió el fiscal general Ton van der Schans, quien añadió que creía que las armas de fuego siempre se llevaban cargadas. “Ellos nos dejan eso, pero cuando salgo de servicio siempre descargo mi arma para evitar que sucedan accidentes”.

La cuestión es, Van der Schans continuó, “¿dónde estás en una situación de riesgo para tu vida?”

“Yo lo estaba”, respondió York.

York entro a la formación de policía en 2011 y me integro a los servicios de la uniformada en 2013. Un año más tarde, se convirtió en miembro de una unidad de asistencia especial. Durante su corta carrera disparó dos tiros de advertencia. “Ambos han sido informados y se ha encontrado que están de acuerdo con el procedimiento”, dijo el joven oficial.

Van der Schans consideró los hechos comprobados. Esto incluye un segundo cargo por la posesión de un arma de fuego ilegal. En el automóvil de York, los agentes encontraron una pistola de aire comprimido que él tenía la intención de desechar.

El procurador general concluyó que York podía – y debería – haberse alejado de la situación, diciendo que tenía tiempo para hacer esto después de que su novia había bajado del carro. “Incluso ella te llamó diciéndole que te fueras”, dijo.

Sin embargo, Van der Schans reconoció que la situación de detención de York es estresante. “Por razones de seguridad no puede ser detenido en Pointe Blanche. Es por eso que el acusado está en Aruba, pero eso implica otros inconvenientes. La pena de prisión tiene un peso adicional para este acusado y creo que el Tribunal de Primera Instancia no lo ha considerado suficientemente”.

Una pena de prisión de 6 años es adecuada y necesaria, concluyó Van der Schans.

La abogada Shaira Bommel obviamente tenía una opinión diferente; Ella pidió a la corte absolver a su cliente del tiroteo o por lo menos dejar caer todos los cargos en contra de él. El abogado dijo que su cliente no tenía intención de causar la muerte de la víctima y que sólo quería aplazar el peligro que Isidora y su hermano le planteaban.

“Se puede esperar de un oficial de policía que no huya de una situación amenazante”, agregó Bommel. “Él cometió un error de juicio, pero eso no es suficiente para la intención condicional sobre la muerte de la víctima. El grupo alrededor de Isidora es responsable de la condición emocional de mi cliente en esa situación. Debio ser Hakeem, quien se retirara de la situación, sabiendo que mi cliente es un oficial de policía. No tenía dónde ir y fue atacado sin razón. El expediente no muestra ninguna alternativa real para salir de la situación o esperar la ayuda de sus colegas. ”

Bommel señaló además que el agente de policía Lyndon Lewis tenía interés en hacer declaraciones falsas, debido a la participación de su primo Isidora. “Él dio información a la familia y por esa razón ha sido suspendido”, señaló Bommel. El abogado también cuestionó la confiabilidad de las declaraciones hechas por la novia de York.

“La posición del procurador general y del Tribunal en Primera Instancia de que mi cliente podría haberse alejado de la situación es incomprensible”, dijo Bommel. “Porque él es un oficial de policía, es al revés. Su defensa contra la agresión de Isidora era permisible”.