Los cubanos liberados cuentan historia del trato inhumano que recibieron

0
1992


PHILIPSBURG, Sint Maarten –
Apenas horas después de haber sido liberados de permanecer incómodo en una prisión durante cuarenta días, los nacionales cubanos Yoandy Díaz Fernández (35), Reynaldo Haten Riesch (49) y Marisleyvis de la Caridad Lamos Castro (30) están traumatizados por su experiencia al quedarse en una de las celdas de la estación de policía de Philipsburg desde el 17, 18 y 28 de abril de este año, respectivamente.

En una entrevista con The Daily Herald el jueves, los cubanos querían compartir su historia con el público.

Riesch ingresó a St. Maarten en barco desde Sint Lucía alrededor del 5 de septiembre del 2018, pero no se reportó al Servicio de Inmigración y Protección de Fronteras (IBP). Como no tenía un permiso oficial para quedarse en St. Maarten, se le negó el acceso.

Los otros dos, que no tenían conexión con Riesch, habían navegado desde Sint Lucía a St. Maarten alrededor del 22 de marzo del 2019, y tampoco tenían permisos para quedarse aquí.

“Cuando llegaron, les di 50 dólares porque los cubanos nos ayudamos mutuamente. “No los conocía personalmente, pero quería ayudarlos ya que no conocían a nadie en la isla”, dijo nervioso Riesch a través del traductor Gromyko Wilson de 721news.

Fue arrestado el 18 de abril como sospechoso en un caso de tráfico de personas y un día después fue entregado al IBP para su expulsión. Sus compañeros cubanos fueron retenidos por violación de la Ordenanza Nacional de Admisión y Expulsión de la Universidad de Texas el 17 y 27 de abril, respectivamente.

El Fiscal General de Sint Lucía envió un memorando el 20 de mayo en el que decía que los tres cubanos no serían admitidos en Sint Lucía porque se habían quedado ilegalmente en allá y habían viajado ilegalmente a St. Maarten. Desde entonces, los tres cubanos han estado esperando su expulsión a Cuba, a la que temen porque se consideran refugiados y corren el riesgo de ser perseguidos y torturados en su país de origen.

Células de retención

Reynaldo recuerda sus primeros días de detención como espantosos e inhumanos. El oficial Rudolph Bloeiman y el oficial de inmigración Riginald Gressmann fueron nombrados como personajes enérgicos y supuestamente violaron los derechos humanos de los cubanos a lo largo de sus 40 días en la estación de policía de Philipsburg.

“Bloeiman nos trató como si fueramos animales y nos dijo en innumerables ocasiones que somos basura y no tenemos derecho a un abogado. En repetidas ocasiones solicité un abogado de la policía de inmigración a diario. Me dijeron que estoy ilegalmente en la isla y que no puedo conseguir un abogado. El tratamiento por parte del funcionario de inmigración de Gressmann tampoco fue bueno y muchas veces se mostró agresivo ”, dijo Reynaldo.

Días después, el abogado Remco Stomp fue contactado por Inmigración.

“El Señor. Stomp nos preguntó si teníamos dinero o si teníamos algún miembro de la familia que pueda pagarle para que nos represente. Le dije que teníamos un par de cientos de dólares que fueron confiscados mientras estábamos detenidos. El Sr. Stomp dijo que teníamos que pagarle para que él tomara el caso y que él hará los arreglos para que bajen y obtengan el dinero para él. Las pertenencias personales de los detenidos son retenidas por la policía en un local de casilleros.

“Al dia siguiente los guardias de la prisión vinieron y nos llevaron abajo y sacamos $600 para el abogado. Le pedimos un recibo y queríamos saber qué era exactamente lo que estábamos pagando. Sin embargo, el abogado no nos lo dijo. Me pareció extraño, porque queríamos saber si esto era por los honorarios de la corte o simplemente para que él nos representara. No volvimos a ver al Sr. Stomp después de ese día ”, dijo Reynaldo.

Caso de Corte

Días después, un oficial de inmigración informó a los cubanos que iban a ir a la corte el 7 de junio. Los cubanos estaban retenidos entre los sospechosos de delitos detenidos sin la posibilidad de ser desalojados de St. Maarten en el corto plazo. Los documentos que debían firmar los cubanos estaban en holandés o inglés, mientras que solo hablan español. No se les dio la oportunidad de solicitar el estado de residencia humanitaria o de asilo.

“Llegamos a la corte el 7 de junio y tuvimos a nuestro abogado allí y otras personas. Pedimos un traductor y nos dijeron que no había ningún traductor disponible. Le dije al juez que no entendíamos que por favor, buscara un traductor, y el Sr. Stomp me dijo que me quedara callado porque haría que el juez se enojara. El caso fue discutido, suponemos, y el veredicto se dio dos días después.

“Nos dijeron que perdimos el caso a través de un correo electrónico que nos trajo un guardia y que nuestro abogado no estaba en ninguna parte. Cuando llegamos al juzgado para el veredicto, el Sr. Stomp no estaba presente. Nos dijeron que perdimos el caso y que nos deportarán a Cuba “, declaró Riesch.

Stomp le había explicado a este periódico la semana pasada que en el procedimiento sobre el cual la Corte dictaminó el miércoles 12 de junio, no consideró ilegal la detención de los tres cubanos, ya que no teníamos ningún permiso para permanecer en la isla. Además, no teníamos estatus de refugiado en St. Maarten holandés, ni en Saint Martin francés.

El juez también rechazó las apelaciones a los tratados de refugiados y derechos humanos, ya que los cubanos no habían hecho verosímil que sus derechos fueran violados. Por lo tanto, el juez dictaminó que su detención con el propósito de su expulsión era legal.

“Deportar a personas que no se adhieren a las reglas locales de inmigración no es en sí mismo inusual, e incluso aceptable para muchos. Ciertamente, para un país insular con recursos y espacio limitados, una política de inmigración sólida es vital. Debido a su importancia, debe manejarse adecuadamente “, dijo el abogado de los cubanos, Stomp.

“La ley establece que en caso de que exista la posibilidad de deportar a una persona en poco tiempo, uno puede ser encarcelado. La ley también establece que cualquier persona que esté privada de su libertad tiene derecho a un abogado, pagado, si es necesario, por el Estado.

“Además, la ley también otorga a los arrestados el derecho a ser informados, en un idioma que comprendan los motivos del arresto y de los cargos que enfrentan, y el derecho a acceder de inmediato a los procedimientos judiciales para determinar la legalidad del arresto o detención “.

Las instalaciones para albergar a personas, sospechosos e indocumentados, pueden ser muy básicas, pero al menos deben estar limpias, con agua fresca y alimentos disponibles, acceso a aire fresco y luz natural, y una cantidad mínima de espacio privado para cada individuo.

“La ley también estipula que cualquier persona que requiera protección tiene derecho a solicitar asilo o un estatus humanitario. Entonces, ¿qué salió mal en este caso? La respuesta puede ser breve: todo lo anterior “, dijo Stomp.

Suicidio

“Las celdas en las que se guardaban son las mismas celdas notorias en las que, recientemente, un empresario italiano [Francesco Corallo – Ed.] Y muchos otros con él fueron retenidos.

“Los Países Bajos, como socio del Reino, fueron condenados, en particular por el propio Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, por violar el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos que establece que nadie debe ser sometido a torturas ni a tratos o penas inhumanos o degradantes, una vergüenza para uno de los países más prósperos y supuestamente civilizados de Europa occidental, y el Reino en su conjunto “, agregó Stomp.

Ya en el 2015, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y los Tratos o Castigos Inhumanos o Degradantes CPT calificó las celdas de la policía local de “totalmente inapropiadas” para la detención de presos. “Mientras tanto, las celdas siguen siendo las mismas”, dijo Stomp.

Los cubanos lograron obtener tres cuchillos de fabricación casera de otros reclusos en la cárcel y decidieron colectivamente terminar con sus vidas, ya que no vieron luz al final de una celda oscura. No está claro cómo estos otros reclusos pudieron tener posesión de cuchillos de fabricación casera en las celdas de la policía.

“Decidimos matarnos porque nos dijeron que nos enviarían de regreso a Cuba. Tomamos los cuchillos y comenzamos a cortarnos los brazos ”, recordó Fernández.

Fueron llevados al Centro Médico St. Maarten, donde se les atendío las heridas.

“Cuando Bloeiman se dio cuenta de que teníamos que llevarnos al hospital, no dijo nada hasta que regresamos a nuestras celdas en la estación de policía. Nos hizo saber que deberíamos intentar suicidarnos de nuevo, porque sin importar qué, nos quedaremos tras las rejas. Dijo que vive bien aquí en la isla y que mis amigos y yo no vamos a arruinar la isla. Realmente estaba siendo agresivo conmigo “.

Varios días después, los agentes entraron en la celda y los llevaron a la sala médica de la estación de policía donde había otro médico [nombre conocido por este periódico – Ed.] Para quitarle los puntos.

“El médico no es un buen médico, porque mientras me quitaba las puntadas de la mano, me dijo que debía cortar más profundamente si quería morir al instante. Me sorprendió que un médico me dijera esto “, dijo Fernández, la única mujer en el grupo.

“El médico fue muy grosero con nosotros y me llamó” puta ” después de que les dije a los guardias que no lo quiero como mi médico. Parecía que estaba intoxicado, porque comenzó a gritarme y les dijo a los guardias que me llevaran “.

También le dijo a este periódico que había recibido 16 píldoras del médico para su recuperación. Tomó las 16 tabletas con la intención de suicidarse. Luego se le entregaron otros 16 al día siguiente.

“Gracias a otra reclusa que no quiso verme morir, me quitó las pastillas y las tiró”, dijo Fernández.

Riesch recordó otro incidente violento. “Un día, un guardia abrió nuestra celda y otro oficial de inmigración grande y alto entró con Gressmann y comenzó a atacarme, preguntándome si tengo algún problema con él. Seguí diciendo que todos ellos ( los oficiales ) son ​​corruptos. Él me golpeó contra la pared y una mujer oficial de Inmigración vio el abuso y comenzó a llorar. “El oficial dejó la celda y el guardia cerró la puerta de mi celda”, declaró Riesch.

Su liberación final fue el resultado del contacto entre el Departamento de Justicia y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Protección de Refugiados y Migración Internacional. Se decidió explorar la posibilidad de otorgarles el estatus oficial de refugiado. Mientras se realiza la investigación, El Ministro decidió liberarnos, pero bajo la condición de que debemos reportarnos a la estación de policía semanalmente.

“Los guardias y los oficiales de inmigración vinieron a nuestra celda el jueves y nos dijeron que estabamos libres de irnos. Pedimos nuestros pasaportes, pero dijeron que no. Solo tenemos el correo electrónico del ACNUR y tenemos que ir a la estación de policía todos los viernes para registrarnos. Tengo mucho miedo de volver a la estación de policía porque los oficiales no fueron agradables y siento que encontrarán algo para apresarnos otra vez “, dijo Riesch.

Añadió que si no habían sido liberados el jueves, ya habían discutido para intentar quitarles la vida el lunes, ya que nadie los estaba defendiendo.

Los tres cubanos desean dejar de pensar en la dura prueba y advirtieron al sistema de justicia de St. Maarten que tome una mirada seria sobre la forma en que trata a las personas en el sistema de inmigración.

La policía, Stomp y el médico en cuestión fueron contactados el viernes para comentar sobre las denuncias hechas por los cubanos, pero este periódico no había recibido respuesta hasta el momento de la publicación.

Fuente: The Daily Herald
Traducido en espanol por: sxmislandtime.com